A partir de Windows 7, el sistema operativo de Microsoft nos permite cambiar automáticamente nuestro fondo de pantalla cada cierto periodo. Para conseguirlo basta con seguir estos pasos:

  1. Dar clic derecho en el escritorio y a continuación en “Personalización”. También se puede hacer yendo a Inicio > Configuración > Personalización.
  2. Dar clic en el cuadrado “Fondo” y seleccionar la opción de “Presentación”.
  3. Ahora tendremos que elegir las imágenes que queramos utilizar para que vayan rotando en nuestro fondo de pantalla. Dejar claro que no podremos seleccionar imágenes que estén en diferentes carpetas, así como tampoco podremos excluir imágenes de una misma carpeta. Lo que se recomienda es crear una carpeta nueva con las imágenes que queramos utilizar y seleccionar esa carpeta.
  4. Ya solo nos queda seleccionar el intervalo de tiempo que queramos para que vayan cambiando las imágenes de nuestro fondo de pantalla, que puede ser desde 1 minuto hasta 1 día.